Manifold Garden es un bello e infinito juego de puzzle

Es la primera experiencia en los videojuegos de su creador William Chyr

Para aquellos jugadores que disfrutan de los juegos de retos y puzzles, en pocas palabras, aquellos que te hacen pensar más de la cuenta, encontrarán en Manifold Garden una grandiosa opción, que se podría convertir en todo un reto.

Te podría interesar: Logra escapar de tu secuestrador en Don’t Be Afraid

En los primeros minutos del juego el usuario no sabrá qué hacer, por lo que hay que tener la mente abierta para ir «despegando» poco a poco. Quizá los que somos de ideas cuadradas y de creatividad nos costará un poco de trabajo entender el escenario. Sin embargo, la principal pista está en observar todo nuestro alrededor y saber interactuar con las cosas que nos rodean.

Lo principal en este juego es saber interactuar y buscar las cosas que te pueden servir para avanzar.

A simple vista, Manifold Garden no se ve tan impresionante, pues sus gráficos son un tanto geométricos, pero sus colores y escenarios evolucionan hasta que nuestros ojos encuentran ese punto agradable y armonioso.

Un juego que tomó años crear

En un principio se llamaría Relativity, ya que el creador de Manifold Garden se inspiró en el cuadro de M. C. Escher, en el que se hace referencia a la gravedad. Aunque también tomó elementos de arquitectos como Frank Lloyd Wright y Tadao Ando. Recuerda que si te interesa conocer más a fondo la construcción de este juego, el propio William Chyr nos contó algunos datos en nuestra entrevista que puedes revisar aquí.

Esta es la obra de M. C. Escher, Relativity, en la que se inspiró William Chyr.

En Manifold Garden el tiempo y el espacio juegan un factor importante, ya que todo lo que alcanzan a observar nuestros ojos parece infinito. Al ser un juego en primera persona, tenemos una visión más amplia de lo que ocurre a nuestro alrededor.

El primer lugar en el que aparecemos es en una habitación. Conforme avanzamos, nos damos cuenta de que es un edificio, por lo que es Lo primero que uno piensa cuando llega a la parte más alta de un edificio es ver hacia abajo, pero también sale el lado suicida y nos podemos preguntar: «¿qué pasará si me aviento al vacío?». Bueno, la respuesta es sencilla: una caída infinita. Pero hasta ese momento es cuando comprendemos que todo lo que nos rodea, incluyendo las miles de torres que se ven, son lo mismo.

Como dicen en algunos lugares, «hay que empezar a pensar en lo que hay afuera de la caja», esto nos llevará a comprender más rápido Manifold Garden.

Usa tu entorno

Para ser honestos, el equipo de Behind Gaming no supo de qué iba este título, pues al menos recorrimos de arriba abajo algunos de los edificios y hasta sentimos un poco de frustración. Hasta que llegó la luz y empezamos usar la gravedad, el espacio y los pocos objetos que aparecen en el escenario.

Conforme se avanza, los gráficos se vuelven más atractivo y coloridos.

Manifold Garden cuenta con momentos en los que el ritmo baja, pero no es un problema del juego, es del mismo player, porque los puzzles se pueden tornar sumamente complejos. Por ende, una vez que el jugador entiende la dinámica el título será más fácil, aunque no sencillo. Por fortuna, William Chyr no hizo de este juego algo largo, ya que en menos de cuatro horas se puede concluir.

Los que buscan un reto y que desafíe sus habilidades, así como su ingenio, Manifold Garden es la opción ideal, sólo no hay que perder de vista la complejidad del título y que puede llegar a desesperar a cualquiera. Este indie está disponible para Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario