The Longest Road on Earth, un viaje por la belleza de la cotidianidad

Es la primera vez que colaboran el estudio español y la distribuidora sueca.

Jugamos la versión para iOS de este título narrativo

Muchos jugadores no suelen probar títulos narrativos porque no representan un reto al carecer de acción, pero es que justamente en eso radica su belleza, en contarte una historia mientras interactúas con los diversos elementos que incorporan los desarrolladores, de tal forma que ésta se enriquezca y ‘te atrape’. Una muestra completa de ello es The Longest Road on Earth, lo más reciente del estudio español Brainwash Gang y la distribuidora sueca Raw Fury.

Te podría interesar: Da tu propia interpretación a las historias de The Longest Road On Earth

Este juego está compuesto de pequeñas historias que son contadas de forma no lineal, dando saltos entre ellas. Sus protagonistas son animales antropomórfos que viven una vida normal como la de cualquiera de nosotros. En cada una de ellas podemos ser testigos de su día a día y de como cualquier acción -por mínima que esta sea- puede ser disfrutable.

Una mesera, un empleado de una tienda de antigüedades, un intendente, un oficinista y un niño son los protagonistas de los capítulos que dan forma a la historia. Las mecánicas de juego se reducen a desplazarte de un lado a otro, observar objetos y -en menor medida- realizar algunas acciones como saltar obstáculos, tocar un piano o envasar un refresco.

Un punto importante es la carencia de diálogos en la historia. Todas las acciones realizadas por los personajes son perfectamente representadas, entendiéndose de forma exacta lo que sucede en pantalla, incluso con el juego de ‘ir y venir’ entre ellas. Otro detalle a resaltar es el juego de las cámaras como si se tratara de una película, en algunos momentos observamos tomas a pantalla completa como si se tratara de televisión pasando a un plano más abierto en momentos en los que es necesario apreciar el entorno; efecto muy poco utilizado en los videojuegos y mucho menos en títulos 2D.

The Longest Road on Earth no está hecho para aquellos que ‘corren’ dentro de los videojuegos. Si eres de los que se salta los tutoriales, de los que aprieta los botones en cuanto comienza un diálogo, lo más seguro es que llegues a desesperarte en algún punto. Es un título completamente enfocado en disfrutar de lo que está sucediendo, sin prisas, sin distractores. Hay momentos en los que el juego funge como un acompañante para su mejor complemento: la música.

Beícoli, una de las integrantes del estudio Brainwash Gang, demuestra su gran calidad interpretativa en cada una de las melodías que aparecen en las poco más de dos horas que dura el juego. Una mezcla de folk y synth pop que termina por mimetizarse de forma perfecta con los pequeños cuentos, siendo disfrutable aún más allá de los créditos finales.

Resulta complejo encontrar algún defecto a este juego, se nota que sus creadores prefirieron algo corto para mantener una calidad elevada sobre el mismo. El homenaje a otros lanzamientos españoles como Mail Mole o Blasphemous, o a Backbone, juego de su misma distribuidora, son un gran detalle para aquellos que gustan de los easter eggs y curiosidades.

Tomar un baño, apreciar un viaje en carretera, tomar un paseo en bicicleta, observar por la ventanilla cuando viajas en el metro, limpiar, dibujar, crecer… todo eso que la gran mayoría de nosotros hemos experimentado es lo que le da vida a este juego que tiene como objetivo replantearnos la belleza de lo cotidiano.

Conclusión

Brainwash Gang fue capaz de demostrar que lo más sencillo de la vida puede ser protagonista de una bella historia. The Longest Road on Earth logra conectar con los jugadores no sólo con la calidad de sus historias, también con su detallado estilo pixel art y su música hipnotizante. Recomendado para todo aquel que quiera un juego sin prisas y una bella banda sonora. Disponible en Steam, iOS y Android.

Calificación

Puntuación: 4 de 5.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario