The Last Campfire, un bello cuento sobre ayudar a los demás

Un serio candidato a juego de acertijos del año.

El estudio Hello Games demuestra cómo mezclar acertijos y una historia atrapante

Muchos juegos de aventura narrativos fallan a la hora de implementar acertijos en su historia, la mayoría terminan siendo muy sencillos o muy repetitivos, por lo que termina sin completar la experiencia de juego quedándote con ganas de más. Afortunadamente, The Last Campfire es de las pocas excepciones y da una muestra del gran potencial que tienen este tipo de títulos.

Te podría interesar: The Last Campfire ‘acampa’ sorpresivamente en Nintendo Switch

Hello Games no es ninguna empresa nueva en la industria, los exitosos No Man’s Sky y No Man’s Sky Beyond son una clara muestra de lo que son capaces de hacer. Si bien, dichos títulos se basan en la exploración, esta vez esa parte se deja a un costado -aunque no olvidada del todo- para dar paso a la resolución de diversos tipos de acertijos.

En The Last Campfire tomas el control de Ember, una tierna flama cuyo único objetivo es regresarles su alma -o flama interior- a seres de su especie que se encuentra en el camino. Para ello, debe acceder a la mente de cada personaje y llegar a la flama encontrada al final de cada acertijo.

A pesar de estar divido en tres secciones en las que el objetivo es el mismo: regresar las flamas a cada personaje, no se siente repetitivo, ya que cada acertijo es distinto al anterior y se percibe una sensación gratificante al ver como los personajes regresan a la vida tras estar petrificados.

Durante el recorrido encuentras simpáticos y peligrosos personajes como cerdos, cangrejos o aves, algunos te serán de gran ayuda y otros tratarán de bloquear tu camino. Las zonas dentro del juego en general son reducidas por lo que no hay riesgo de perder el tiempo buscando cosas innecesarias o irrelevantes. En cada una se muestra la cantidad de secretos escondidos, estos secretos únicamente son partes de un diario que te ayudan a comprender mejor la historia del juego ya que no cuenta con cinemáticas o escenas introductorias hacia cada una de las secciones.

Los diálogos son rápidos, concisos, y son dichos por una voz relajante que lo narra con una dinámica parecida a la de un cuento infantil, algo que sin duda ayuda a hacer más inmersiva la experiencia.

En el aspecto gráfico, el 3D está muy bien logrado, cuenta con detalles que se agradecen como ranas que saltan a un estanque al pasar cerca de ellas o aves que vuelan al acercarte. En cuanto a los acertijos, hay desde los que únicamente requieren mover piezas de lugar, los que necesitas activar mecanismos, los que necesitas hacer uso de un poder telequinésico para desplazar objetos desde larga distancia, y algunos otros, resultando en un repertorio bastante variado.

Su duración oscila entre las 5-6 horas, algo que se siente justo sin necesidad de forzar un alargamiento. Otro punto a resaltar es la implementación de dos formas de desplazamiento, ya sea con el stick normal del control o mediante el uso de la pantalla tactil conviertiéndolo un point and click.

En conclusión, The Last Campfire es una de las experiencias narrativas y de acertijos más completas del año. Sin duda, una recomendación para aquellos que gusten de juegos con una buena historia, los acertijos y el ayudar al prójimo sin buscar nada a cambio.

The Last Campfire está disponible en Epic Games Store, PS4, Xbox One, Switch y Apple Arcade desde el pasado 27 de agosto.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario