RESEÑA: Stray Souls

Dentro de la industria independiente existen muchos desarrolladores que toman como base franquicias clásicas para, a partir de ahí, ofrecer una nueva experiencia para los jugadores. Tal es el caso de Jukai Studio quien osó a tomar al clásico juego de horror y supervivencia de Konami Silent Hill como inspiración para desarrollar Stray Souls, un título dentro del mismo género, pero que parece una caricatura del clásico noventero. Así nuestra experiencia en su versión de PC (vía Steam Deck)

Te podría interesar: Sobrevive a los embrujos de Stray Souls

La historia que se nos cuenta es la de Daniel, un joven que ha heredado la casa de su abuela dentro de un pueblo recóndito de Estados Unidos lleno de misterio y una secta que se dedica a rendirle tributo a seres infernales. Como tal no es nada innovador, pero es una fórmula que -bien empleada- puede resultar bastante interesante en el formato que sea.

De entrada, se nos presenta una animación sumamente bizarra y llena elementos sangrientos y terroríficos que parecieran indicarnos cuál es el camino que seguirá el juego, desafortunadamente, es de las únicas cosas rescatables ya que esa esa sensación no la vuelves a sentir en ningún otro momento.

Ya entrados en el tema de las mecánicas, principalmente estamos ante un juego de exploración. Gran parte del tiempo nos encontraremos caminando y buscando cosas a partir de pequeños objetivos que se nos señalan en pantalla. Para llevar a cabo su realización es necesario una de dos: completar algún acertijo o combatir algún enemigo de aspecto demoníaco.

Los acertijos muchas veces te dejan a tu suerte, contando con muy poco elementos para su descifrado, lo que -sin duda- termina por frustrar tu experiencia de juego. Por otro lado, las batallas se sienten sumamente planas con enemigos repetitivos y con un patrón de comportamiento bastante monótono o demasiado complejas por la poca cantidad de munición presente en el entorno obligándote a correr por tu vida en innumerables ocasiones.

Otro aspecto que juega (muy) en contra es su cantidad de bugs y errores, tanto en el accionar de los enemigos como en el movimiento de la cámara que te dejará pensando si debes mirar algo específico en ese punto o simplemente se desenfocó sin motivo alguno. De hecho, varios enemigos resultan fuera de tu alcance debido a que quedan atrapados en paredes (visibles o invisibles) haciéndote así un tanto ‘imposible’ el seguir avanzando.

El único aspecto que podríamos dar como positivo es su ambientación, y no es para menos ya que el encargado de la musicalización fue el propio Akira Yamaoka, responsable de la música en Silent Hill. Además de los efectos sonoros e iluminación que están bien seleccionados y aplicados, logrando crear una atmósfera de tensión cuando solo es Daniel en pantalla ya que en cuanto aparece algún otro personaje el encanto se termina.

En cuanto a su desempeño en Steam Deck, lo podemos evaluar como correcto ya que los controles reaccionan como deberían, los menús e interfaces con texto cuentan con un tamaño ideal de tipografía y los gráficos se muestran de forma correcta, aunque lo anterior sirve de muy poco tomando en cuenta el resto de problemas mencionados.

Conclusión

Jukai Studio apuntó ‘demasiado alto’ al querer desarrollar un título que fuera una especie de rebooth para una saga legendaria como lo es Silent Hill. Sin una historia coherente, con mecánicas frustrantes en todo momento y bugs que hacen insufrible la experiencia, Stray Souls termina siendo un juego a evitar en todo sentido (no por nada, la compañía desarrolladora cerró sus puertas el pasado mes de enero). Si después de lo anterior aún quieres probarlo, puedes hacerlo en Steam, PS4, PS5, Xbox One y Series X siendo distribuido por Versus Evil.

Calificación

Puntuación: 2 de 5.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario