RESEÑA Early Access: Survival: Fountain of Youth

El género de supervivencia y exploración de mundo abierto ha tenido un repunte en años recientes. Este hecho ha significado que abunden propuestas sin mucho valor que simplemente busquen aprovechar esta ‘época dorada’ de este tipo de juegos para sacar algún beneficio económico. Afortunadamente, hay otras que sí buscan ir más allá y tratar de hacerse de un lugar en la industria como es el caso de Survival: Fountain of Youth, del cual probamos su versión mediante el acceso anticipado en PC (vía Steam Deck) teniendo estas impresiones.

Te podría interesar: Vuelve a restaurar la paz en el mundo de Magalan en ELEX II

Podemos decir que el juego se basa en un hecho real para dar origen a su propia historia. Aquí tomamos control de un miembro de la tripulación de Juan Ponce de León (fundador de lo que hoy conocemos como Puerto Rico) en su búsqueda por la Fuente de la Eterna Juventud. Por causas naturales, la embarcación termina hecha pedazos en una isla desconocida y ahora tienes que luchar por tu vida entre los peligros que esta representa.

Una vez en la isla estás solo contra el mundo. Sus mecánicas de juego se centran, principalmente, en la exploración que te llevará a recorrer el lugar y tierras vecinas (en cuanto obtengas los recursos suficientes), juntar todo aquello que te sea útil y construir y confeccionar accesorios de todo tipo que te servirán en tu andar y en los combates contra las criaturas salvajes que ahí habitan.

El juego abarca todo tipo de elementos básicos como: el no poder caminar mucho en caso de haber recolectado muchos objetos, obligándote a dejar algunos tirados o en pequeñas cajas que puedes construir a base de ramas y hojas; sufrir envenenamiento por picadura de insectos como arañas o alacranes; recolección de flores como manzanilla para hacer té y mejorar tus habilidades e, incluso, confeccionar ropa hecha únicamente de plantas para protegerte en climas extremos.

Cada aspecto cuenta: insolación, deshidratación, humedad, etc. Todo juega en tu contra obligándote a buscar refugio, a aprender a hacer fogatas y hasta aprovechar estas mismas para cocinar a los animales salvajes que logres derrotar. Hablando de los combates, este puede ser el elemento más ‘flojo’ del juego ya que la reacción de tu personaje no es precisamente la más rápida ni la más precisa viéndote afectado por mordidas y rasguños de felinos más frecuentemente de lo que quisieras.

También hay que tomar en cuenta que las armas y accesorios cuentan con cierta durabilidad, por lo que a media pelea podrías quedarte completamente indefenso y listo para ser devorado por cualquier criatura de mayor tamaño. Durante el desarrollo del juego debes cumplir con pequeños objetivos, sobretodo para conocer las mecánicas de juego sobre la marcha sin tener que recurrir a un tutorial como tal.

Gráficamente, Survival: Fountain of Youth cumple con ofrecer un estilo realista digno de un estudio independiente (como lo es el turco-americano Odinsoft, sus creadores). El hecho de incluir pequeñas animaciones para explicar el contexto de su historia es agradable y se siente un tanto distinto al grueso de las propuestas en el mercado (lo cual se agradece).

Su trabajo en cuanto a sonido y efectos está bien logrado realmente logrando crear una atmósfera inmersiva mediante su perspectiva en primera persona. En lo que respecta a su desempeño en Steam Deck, podemos decir que es el correcto, de hecho, pareciera que es una obra completa más que una etapa de desarrollo continuo.

Conclusión

Survival: Fountain of Youth va por el camino correcto a convertirse en una gran propuesta dentro del género de la supervivencia de mundo abierto. Su base realista centrada en hechos históricos hace que se nos acerque a un hecho histórico, sobretodo para la comunidad latina. Recomendado para aquellos que gusten de las propuestas apegadas al realismo, así como a los fans de los juegos de aventura en primera persona. Está disponible en Steam y su distribución corre a cargo de Twin Sails Interactive.

Calificación

Puntuación: 3.5 de 5.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario