Nintendo Hoy presenta la reseña “nindie” de la semana: Souldiers

¡Hola, Behing Gaming! ¿Cómo les va? Soy Rigo Domínguez de Nintendo Hoy, y como ya varios de ustedes seguramente ya lo saben, el motivo de mi visita es para saludarlos y compartirles una reseña de un juego indie disponible en Nintendo Switch. Durante los últimos días, tuve la oportunidad de jugar algo llamado Souldiers, y es precisamente el título del que les vengo a compartir mis impresiones.

Te podría interesar: Llega al mundo de los muertos entre los pixeles de Souldiers

Como ya les adelanté, este análisis es acerca de Souldiers, un metroidvania desarrollado por el estudio Retro Forge, originario de la capital de España, Madrid, publicado por Dear Villagers, el “brazo” encargado de los temas de distribución en la empresa francesa Plug In Digital.

“Lucha por tu libertad en un mundo de fantasía en expansión atrapado entre los vivos y los caídos. Perfecciona tus habilidades en una epopeya retro con plataformas de rompecabezas, exploración metroidvania y combates crujientes estilo Souls”. Esa la sinopsis oficial del juego, y la verdad es que es una muy buena, porque describe perfecta y honestamente lo que este título trae a la mesa.

La historia inicia luego de la muerte de varios soldados de Zagra, uno de los estados gobernantes del continente de Ascil. Luego de este tráfico suceso, una Valquiria les da la oportunidad de regresar a la vida en una peligrosa tierra llamada Terragaya, en donde todos –y todo- buscarán volverlos a dejar sin vida. Conforme avanzamos la trama se desarrolla de buena manera, aunque nada espectacular.

Pasando a la jugabilidad, podemos elegir entre tres personajes Scout, soldado especialista en pelea cuerpo a cuerpo; Arquero, efectivo para atacar a larga distancia; y Conjurador, experto en magia. Dependiendo de nuestra selección, será nuestra experiencia de juego, ya que cada uno se siente realmente diferente. Todos cuentan con su propio árbol de habilidades, un ataque débil y uno fuerte, la posibilidad de bloquear ataques y de esquivar (dash), así como también múltiples armas secundarias como bombas, látigos y martillos, entre otros, y conforme avanzamos desbloqueamos más movimientos, como el doble salto, contando con buena riqueza en términos de gameplay.

Un elemento fundamental para en un metroidvania es el backtracking. En este caso, las diferentes áreas están muy bien interconectadas y planificadas para fomentar esta parte. Nada más mucho ojo, porque si no estás concentrado podrías acabar perdiéndote. Por fortuna, tenemos checkpoints o puntos guardado, que sin duda son de gran ayuda.

Por cierto, si te interesa saber cuánto dura el juego, te diré que si eres de los que gusta de sacar todo lo que los desarrolladores ponen a nuestra disposición, cálculo que fácilmente podrías llevarte más de 30 horas, como mínimo y sin perderte ni atorarte mucho con una pelea ante un jefe (que vaya si son retadoras). Si no, como en mi caso, unas 20 horas deberían bastarte para terminarlo.

Hablando del nivel de dificultad, siento que se encuentra justo en la frontera de esa delgada línea entre lo satisfactoriamente complicado, y lo frustrante. De alguna forma, haciéndolo honor a la descripción que promete peleas tipo Souls, serie bien conocida por no ser nada sencilla. Eso sí, en el caso de este juego, siento que no estamos ante nada que se sienta realmente “imposible” de lograr, aunque sí tiene sus momentos donde la dificultad se dispara inesperadamente.

Visualmente y auditivamente todo embona de manera armoniosa. Su arte pixelado emula a la época del Super Nintendo, mientras que su banda sonora consigue crear una ambientación buscada por los creadores.

Los grandes “peros” nos los encontramos en cuestiones técnicas. La inmersión lograda por lo visual y lo sonoro, se va un poco por los suelos cada que tenemos una pantalla de carga, las cuales nos harán esperar más de lo que muchos podrían considerar como tolerable. Lo peor, ocurre al momento de guardar, ya que ahí si nos llevaremos unos 20 segundos.

Conclusión

Sin temor a equivocarme, hablando exclusivamente de los metroidvanias de más reciente lanzamiento, Souldiers es de las propuestas más sólidas y ricas que podemos encontrar. Su variado gameplay, su bien pensado backtracking, y la conexión entre las distintas áreas, son los elementos que me hacen afirmar lo anterior. Sus puntos débiles por los que no lo recomiendo sin dudar recaen en la trama, que es bastante “meh”, y sus fallos técnicos. Si no te importa la historia y eres tolerante de las pantallas de carga, igual y podrías considerar darle una oportunidad.

Calificación

Puntuación: 3.5 de 5.

Y listo, hemos llegado al final de la reseña indie de esta semana. Como siempre, le damos las gracias a Behind Gaming por la oportunidad, y a ustedes por su confianza en nuestras reseñas. No olviden visitar Nintendo Hoy y seguirnos en nuestras cuentas en Facebook y Twitter, donde tendrán la información más relevante sobre la Gran N y todos sus juegos. ¡Hasta la próxima semana!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario