Nintendo Hoy presenta la reseña “nindie” de la semana: Samurai Bringer

¡Hola! ¿Cómo están? Como cada fin, aquí Rigo Domínguez de Nintendo Hoy visitándolos para traerles una nueva reseña de un videojuego indie que pueden encontrar en Nintendo Switch. En esta ocasión, tuve la oportunidad de jugar algo llamado Samurai Bringer, un título del cual no tenía la menor idea de su existencia hasta hace unos días, y la verdad es que me dejó con buen sabor de boca.

Te podría interesar: Derrota al mitológico dragón de ocho cabezas en Samurai Bringer

Publicado por PLAYISM y desarrollado por Alphawing Games, Samurai Bringer es un roguelite, un género con cada vez más exponentes ahí afuera en prácticamente todas las plataformas. Con esta creciente variedad, es necesario tener una gran calidad para que uno de estos títulos pueda sobresalir del montón.

En este caso, en esencia, tenemos un roguelite sumamente simple con temática samurái, donde debemos enfrentarnos a hordas tanto de samuráis como de demonios, siendo nuestro objetivo vencer a Yamata-no-Orochi. Por cierto, hablando de los enemigos, tenemos decenas y decenas de guerreros japoneses por derrotar, extraídos de las ricas leyendas de Japón.

Conforme vamos venciendo a los enemigos, nos quedamos tanto con sus armas como sus armaduras y técnicas de ataque para luego poder equiparlas. Un punto a destacar, es que no solo tenemos una gran cantidad de enemigos, sino también una amplia variedad. Esto abona mucho a la experiencia de juego, ya que disponemos de múltiples combinaciones, dándole frescura al gameplay, volviéndolo bastante adictivo. La cosa es que experimentemos hasta alcanzar el “combo de habilidades” (por llamarlo de alguna manera) que mejor se adapte a nuestro estilo de juego.

Si no has jugado un roguelite antes, tienes que saber aquí la muerte está a la orden del día. Dijera Thanos, es algo “inevitable”. En ese sentido, este juego no es la excepción, y algo enfadoso, es cada vez que nuestros controles personalizados se resetean. Además, quiero destacar que las primeras horas de juego uno la puede llegar a pasar bastante mal, sobre todo por el gran nivel de personalización que tenemos a nuestro alcance. Una vez que encontramos nuestro estilo, la diversión es total. Bueno, casi, porque la verdad es que sus menús no son precisamente amigables.

Por si te lo preguntas, este título nos ofrece unas 10 horas de juego aproximadamente si vamos directo al grano. Si eres de los que les gusta sacar todo, me atrevo a decir que ese tiempo podría duplicarse sin mucho problema. Ah, y visualmente, es un juego cuyo estilo de arte es bastante llamativo, muy ad hoc con la temática de los samuráis, a mi parecer.

Conclusión

Samurai Bringer no es para cualquiera. De entrada, diría que tienes que ser fan del género, o al menos, tener tolerancia a la frustración que implica morir mucho, y bastante (BASTANTE) paciencia para no verte abrumado por su variedad de opciones. Si no tienes problema con eso, aquí tienes una opción bastante entretenida ya adictiva que bien podrías considerar. No es un must have ni un must play, pero sí una alternativa más que respetable del género.

Calificación

Puntuación: 4 de 5.

Y terminamos con la reseña de la semana. Muchas gracias como siempre por leernos y confiar en nosotros, así como a Behind Gaming por el espacio para compartirles nuestra opinión sobre un juego indie cada sábado. No olviden visitar Nintendo Hoy y seguirnos en nuestras cuentas en Facebook y Twitter, donde tendrán la información más relevante sobre la Gran N y todos sus juegos. ¡Hasta la próxima semana!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario