Nintendo Hoy presenta la reseña “nindie”: A Void Hope

¡Saludos, Behind Gaming! ¿Cómo están? Acá Rigo Domínguez pasando a saludar acá y, claro, también a compartirles una nueva colaboración. En esta oportunidad vengo a hablarles acerca de uno de los videojuegos indies a los cuales he estado dándole durante estos últimos días en mi Nintendo Switch: A Void Hope. ¿De qué trata y qué tal está? Ya mismo les cuento.

Te podría interesar: Escapa de las criaturas de las sombras en A Void Hope

Elden Pixels es el estudio encargado de traernos A Void Hope, un videojuego con elementos de los títulos de aventura, plataformas y puzles, el cual nos pone en los zapatos de Keegan y Glinda, una pareja que simplemente trata de sobrevivir a una pandemia global, la cual ha ocasionado que las personas olviden paulatinamente todos sus recuerdos y al final, se conviertan en una especie de zombies dispuesto a acabar con los humanos que aún no hayan sido infectados.

Aunque la premisa pudiera sonar interesante y prestarse para contarnos una buena historia, conforme avanzamos nos damos cuenta que no termina por desarrollase tanto como pudiera, además de realmente darnos muy pocos detalles, salvo los diálogos entre los Keegan y Glinda al terminar la mayoría de los 11 niveles en los que se divide el juego.

En cuanto a jugabilidad, básicamente lo único que hacemos es recorrer una ciudad entrando a casas y edificios mientras nos cuidamos del ataque de alguna persona que se haya transformado en un zombie, para lo cual podemos huir de él, o bien, dispararles con una pistola que les impide seguir acechándonos por unos cuantos segundos.

Adicionalmente, debemos ir resolviendo sencillos puzles para seguir avanzando. La mayoría de ellos implican mover una caja para alcanzar una zona más alta o presionar algún interruptor, nada del otro mundo que nos haga pensar demasiado por la posible solución. Cabe mencionar que el progreso no es del todo lineal, ya que en ocasiones hay que retroceder un poco para acceder a nuevas áreas, tal como en los Metroidvanias, aunque a muy pequeña escala.

Cada nivel cuenta con unos cuantos objetivos adicionales, incluyendo encontrar algún ítem en específico y una terminal de computadora. Nada fuera del otro mundo, pero quizás sean un buen incentivo para quienes gustan de acabar sus juegos al 100% más allá de solo pasar la campaña, que en este caso nos da para unas 3 horas.

A pesar de su sencillez en jugabilidad y la escasa trama, en donde realmente resalta el trabajo de Elden Pixels es en la parte atmosférica. Su bello, detallado y oscuro pixel art, es acompañado por una banda sonora cuyas notas hacen que te sumerjas en el mundo planteado por los desarrolladores, uno en donde lo único que quieres es escapar, pues sabes que en cualquier momento una persona común y corriente podría convertirse y acabar con tu vida.

Conclusión

En cuanto a jugabilidad y desarrollo de historia, A Void Hope peca de simple como para recomendarlo. Sin embargo, si su atmósfera te atrapa y las interacciones entre los protagonistas te enganchan lo suficiente como para querer llegar al final de esta historia, es una experiencia que bien podría valer la pena probar, sobre si tienes ganas de jugar algo con una trama intrigante, pero que no te haga pensar demasiado ni te exija reflejos de ninja.

Calificación

Puntuación: 3.5 de 5.

Y listo, con esto hemos llegado a la conclusión de esta reseña. Como siempre, agradezco enormemente a Behind Gaming por el espacio, ya que siempre es un placer compartir mi opinión acerca de un juego indie y ayudar a darle un poco más de foco a este tipo de desarrollos que, cuando menos lo esperamos, nos sorprende con verdaderas joyitas. Sin más que agregar por ahora, nos vemos en la próxima ocasión. ¡Jueguen mucho!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario