Conoce la oscura historia detrás de The Suicide of Rachel Foster

Los desarrolladores One O One Games y Reddoll Games lograron crean una perfecta atmósfera de tensión y suspenso en este título

Todo crimen o delito que tenga que ver con la muerte de un ser humano siempre guardará intriga, misterio y hasta nos hará pensar que “fuerzas oscuras” tuvieron que ver con el hecho. En este título desarrollado por One O One Games y Reddoll Games no fue la excepción, porque habrá que descubrir qué ocurrió con Rachel Foster, pero para ello habrá que perder un poco la cordura.

Te podría interesar: Logra unir tus recuerdos y explora el reino de los sueños en Dreamo

El equipo de Behind Gaming tuvo oportunidad de adentrarse en esta lúgubre historia. Antes de comenzar con la review, aclaramos que los temas que se tratan en el juego pueden llegar a ser un poco delicados para ciertas personas, lo que ha sido calificado como una falta de sensibilidad por parte de los desarrolladores.

De entrada, The Suicide of Rachel Foster está lleno de referentes de películas de terror, incluso hace algunos homenajes a The Shining, como el hecho de que la trama ocurra en un hotel olvidado en medio de las montañas, mientras una tormenta invernal impide salir del lugar, pero también encontraremos alfombras similares a las que aparecen en la película.

Se siente una gran referencia a la película The Shining.

En el juego controlamos a Nicole, hija de los dueños del hotel Timberline, que se encuentra en la zona montañosa de Montana. Sin embargo, nuestro personaje se ve obligada a volver a las instalaciones luego de que su padre fallece y ella tendrá que decidir si vende o no el hotel.

Toque retro

La historia se desenvuelve a principios de la década de los 90, por lo que encontraremos objetos de la época, como son cámaras Polaroid, Videocaseteras, televisores y hasta uno de los primeros teléfonos celulares, el cual será de gran ayuda durante el desarrollo de la trama.

A pesar de que Nicole sólo tiene contemplado quedarse en el hotel unos cuantos minutos para recoger unos papeles, una nevada le impide llevar a cabo sus planes. Durante su estadía recordará algunos de los momentos de cuando vivía en ese hotel, del cual se tuvo que ir después de su amiga Rachel se suicidó en las instalaciones.

El uso de artefactos de los 80 y 90 resultan indispensables.

Mientras Nicole se encuentra atrapada en el inmenso hotel, recibe una llamada al celular que tiene en su habitación de cuando era niña. La persona que le llama es Irving, un agente de la Agencia Federal para Manejo de Emergencias (FEMA), quien servirá de guía y hasta de acompañante en momentos en los que la situación se torna tensa.

Durante la exploración del hotel se siente un ambiente desolado, silencioso, pero que lleva al jugador a cuestionarse de si en verdad Nicole es la única que deambula entre los pasillos del inmenso complejo.

En espera del terror

A la par de que se reconoce el terreno, Nicole encontrará piezas de la historia y del motivo por el cual su amiga Rachel se suicidó; las razones por las que ella y su mamá abandonaron el hotel; y un oscuro episodio en torno a su padre.

Definitivamente, la atmósfera de suspenso está creada a la perfección, al grado de que el jugador llega a pensar que al dar una vuelta de 180 grados, abrir una puerta, prender una luz o hasta de doblar una esquina se encontrará con algo terrorífico.

La iluminación y el sonido juegan un factor importante dentro de la historia.

De igual forma, el sonido es muy importante en la narración, ya que funciona para que el mismo jugador se predisponga de lo que puede ocurrir o simplemente se imagina algo que nos espera detrás de alguna puerta.

Sin embargo, aunque el clima de suspenso y el juego con los sonidos dentro del hotel mantienen al usuario al borde de la locura y al borde del asiento, el clímax nunca llega, porque todo se queda en la imaginación, por lo que se podría llegar a experimentar un poco frustración al no ver o sentir lo que se esperaba: un verdadero susto.

No todo salió tan bien

Otro aspecto que no me terminó de gustar es que a lo mucho nos brinda entre 4 y 5 horas de juego, por lo que hay una avalancha de información que se debe procesar en poco tiempo. Incluso, el hecho de que los episodios estén divididos por días hacen que la trama se vayan como agua.

A pesar de que existe la oportunidad de explorar con toda libertad, siempre estará Irving y un mapa para decirnos adónde tenemos que ir y lo que debemos hacer. Incluso, el jugador deberá elegir las respuesta que le da Nicole al agente de FEMA, lamentablemente, sin importar lo que seleccionemos no cambia en ningún aspecto el ritmo de la historia o el orden de los sucesos, por lo que termina resultando un tanto absurdo este recurso.

Para aquellos que disfrutan de las historias de terror y la crudeza de la humanidad, The Suicide of Rachel Foster es una gran opción. Sin embargo, aquellos que esperan jump scares o criaturas es probable que este título los decepcione.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario