SkateBIRD, aves llenas de carisma en un mundo de cartón

El estudio estadounidense demuestra su fanatismo por las aves en este título.

Jugamos su versión de Nintendo Switch

La más reciente apuesta de Glass Bottom Games es una de esas llenas de personalidad, eso -de entrada- ya se agradece. SkateBIRD lo podríamos resumir como un Tony Hawk’s Pro Skater protagonizado por aves, pero eso sería limitarlo demasiado. Existen puntos a favor y en contra, siendo mayores estos últimos, haciéndolo ‘balancearse sobre la tabla’ para seguir en pie.

Te podría interesar: Deja todo el plumaje sobre las pistas de SkateBIRD

Nuestra primera experiencia nos posiciona frente a un creador de personajes, sin duda, lo mejor que tiene por ofrecer este título. Podemos elegir entre una amplia variedad de aves de diversos colores, tamaños y razas las cuales pueden ser ‘adornadas’ con los looks más en tendencia o los más elegantes. Sombreros, cascos, cinturones, cadenas, capas, mochilas… decenas de artefactos son los que tenemos para vestir a nuestro personaje emplumado, aunado a algunas opciones extra para la propia patineta lo convierten en un punto bastante completo que cualquier otro título envidiaría.

Una vez dentro del juego podemos deambular libremente por cada uno de los escenarios tratando de ejecutar trucos a bordo de la tabla y obteniendo las mayores puntuaciones posibles. Afortunada (o desafortunadamente) SkateBIRD no se limita únicamente a eso. A lo largo y ancho de los niveles existen elementos ocultos o ubicados en distancias ‘inalcanzables’ para todos aquellos que busquen un reto más elevado. Obviamente, esto incluye algunas recompensas como personajes, accesorios y piezas musicales desbloqueables.

Además de lo anterior, encontramos en el camino diferentes aves que interactúan con nosotros lanzando una serie de retos a ejecutar. Aquí es donde comienzan los problemas. En primera instancia, la mayoría de los objetivos son muy similares, en parte debido a las limitaciones propias del juego. Ejecutar tal o cual truco un cierto número de veces, posarte durante una superficie por un tiempo determinado, encontrar objetos ocultos, recolectar elementos esparcidos por el escenario, y poco más. Todo ello en un tiempo determinado.

Como tal, los retos no son complejos de superar pero desafortunadamente elevan de sobremanera su dificultad por dos pequeños grandes problemas: los controles y la cámara. Al tratarse de un juego de velocidad y ejecución, se requiere que cuando presionas un botón, éste tarde el menor tiempo posible en reflejar la acción en pantalla, cosa que aquí no sucede, lo que termina por verte caer una y otra vez de la tabla. Si bien al principio resulta hilarante el ver a las aves rodar por el piso, llega un punto en que comienza a ser frustrante.

Con respecto a la cámara, ésta es sumamente inestable moviendo la perspectiva una y otra vez, problema que termina por afectar de igual forma al joystick. Si ibas hacia adelante y de pronto la cámara hace una contratoma, ahora irás hacia atrás, y viceversa. Seguramente, más de una vez terminarás mareado debido a estos movimientos tan bruscos. Algo similar sucede con las aves al momento de intentar recuperarte, existen ‘punto ciegos’ que hacen prácticamente imposible que los emplumados se levanten tras caer, haciendo que debas de rodar hasta encontrar un espacio abierto que te permita continuar.

Dentro de su sencillez, SkateBIRD está muy bien logrado gráficamente hablando. Se nota que el estudio estuvo desde un inicio consciente de sus limitaciones y trató de no ir más allá de ellas. Las propias interacciones entre las aves mediante cuadros de texto son sumamente ingeniosas, no es para menos, tomando en cuenta que tuvo la participación de Xalavier Nelson Jr., desarrollador nominado al premio BAFTA y creador de An Airport for Aliens Currently Run by Dogs, uno de los títulos más extraños del año.

Otro punto a resaltar de manera favorable es su sumamente extensa variedad de melodías que conforman su banda sonora. La gran mayoría de los temas están ocultos y se desbloquean gradualmente, pero puede ser un buen incentivo para quienes logren acostumbrarse a las adversidades previamente mencionadas.

Conclusión

A pesar de no ofrecer una experiencia de juego tan agradable, agradecemos a Glass Bottom Games por atreverse a hacer un juego diferente, nunca antes visto dentro de la industria. Esperamos que con los parches próximos a ser lanzados en todas las plataformas, SkateBIRD termine por convertirse en un juego completo. Por lo pronto, nos quedamos con su grandioso sistema de customización de personajes. Si te interesa probarlo, se encuentra disponible en Steam, Xbox One, Series X, Switch y Amazon Luna.

Calificación

Puntuación: 3 de 5.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario