Nintendo Hoy presenta la reseña “nindie”: Astral Ascent

¡Hola, Behind Gaming! ¿Cómo han estado? Ya se siente la Navidad, ¿no? O al menos esa impresión me da con tantas ofertas –y “ofertas”- por todos lados jeje. Soy Rigo Dominguez, y como siempre, vengo a visitarlos para compartirles un pequeño análisis de un videojuego indie, su especialidad, el cual pueden encontrar en la comodidad de la eShop de Nintendo Switch. En esta ocasión, tuve la oportunidad de jugar Astral Ascent, por lo que vamos de una vez con la reseña.

Te podría interesar: Acaba con los 12 signos zodiacales en Astral Ascent

Publicado por MP2 Games y desarrollado por Hibernian Workshop, Astral Ascent es un plataformero roguelite con temática del zodiaco el cual nos traslada a un mundo moderno de fantasía llamado Garden, el cual funge como una prisión astral resguardada por 12 jefes, los Zodiacos. Lo siento, Ofiuco, pero al menos aquí, no eres canon.

En el juego adquirimos el papel de uno de los prisioneros del lugar, quien como podrás intuir, quiere escapar. Podemos elegir de entre un total de 4 –Ayla, Kiran, Calie y Octave-, quienes a su vez nos ofrece un estilo de pelea diferente al igual que docenas de hechizos únicos, lo que nos permite de cierta forma probar distintas variantes buscando la que mejor se adapte a nuestro estilo de juego. En general, todos tienen su ataque básico, una habilidad especial y 4 hechizos distintos, además de la habilidad para esquivar. Sobre los 12 jefes –los Zodiacos-, se encuentran esparcidos en 4 mundos, cada uno con sus propios ataques y habilidades, además de sus historias de fondo y razones para atacarnos.

Recordando que se trata de un roguelite, las muertes aquí están a la orden del día, con el juego siguiendo la clásica estructura del género en la que nos enfrentamos a una serie de enemigos y jefes, uno tras otro, en diferentes espacios generados de manera aleatoria, esperando siempre ser superados para regresar un poco más fuertes solo para ser derrotados una vez hasta que podamos terminar con este bucle. Una fórmula que a unos encanta, mientras que a otros no tanto. Y claro: la acción frenética está presente en todo momento, es decir, justo como dictan los cánones.

Es fácil percibir lo pulido del juego al momento de las batallas, ya que, aunque el caos esté reinando, uno siempre tiene la sensación de tener el control de la situación. Si, perderemos muchas veces, pero nunca se siente que es por culpa de un mal control, si no que se debe a nuestra falta de experiencia y habilidad, la cual vamos adquiriendo naturalmente con cada muerte. Hablando del diseño, los enemigos nos avisan de sus ataques visualmente, brindándonos un pequeño espacio para reaccionar. Un juego que puede ponerse difícil, pero nunca dejar de ser justo.

Visualmente, el juego luce bastante bien, mostrando un estilo artístico a base de sprites con personajes y ambientaciones repletas de detalles. Además de ello, tenemos animaciones muy fluidas. Por cierto, contamos con modo cooperativo local, lo cual lo convierte en una opción bastante recomendable en caso de que tengas a un amigo que guste de este tipo de juegos.

Conclusión

A pesar de no presentar ningún tipo de innovación, Astral Ascent destaca por lo bien hecho que está. De entre todo el montón de opciones en el mercado que tenemos en cuanto a roguelites indies se refiere, éste es uno de los mejores. Si ya jugaste opciones como Dead Cells, sin duda aquí tienes otra gran opción. No hay queja, cero.

Calificación

Puntuación: 4.5 de 5.

Y eso es todo, hemos llegado al final de la reseña de esta semana. Como siempre, muchísimas gracias a Behind Gaming por el espacio, y por ser un medio que continúa brindándole la atención que se merecen a los juegos desarrollados por estudios independientes. Hay muchas joyas por ahí sin tanto reflector, y es bueno saber que alguien está en busca de ellas. ¡Hasta la próxima!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario