Gibbon: Beyond the Trees, una clase de educación ambiental

¿Cuántas cosas se pueden hacer en una hora? Probablemente, no muchas. Pero, para el estudio austriaco Broken Rules resultó el tiempo suficiente para dar un mensaje claro y poderoso sobre el cuidado ambiental y la deforestación de los bosques. Gibbon: Beyond the Trees no solo es un divertido plataformero, también es una carta abierta que nos invita a abrir los ojos y evitar la extinción animal.

Te podría interesar: Encuentra la libertad entre los árboles de Gibbon: Beyond the Trees

La historia del juego, a pesar de ser un tanto lejana para nosotros los americanos, claramente puede aplicar a cualquier especie endémica de este lado del mundo. Tomamos el control de un gibón, una especie de simio originario del sureste asiático, cuyo hábitat se ve en peligro debido a la deforestación realizada por los humanos por lo que debe escapar de ahí antes de que sea demasiado tarde.

Las mecánicas como tal son bastante sencillas, únicamente podemos caminar sobre el piso o las ramas de los árboles o balancearnos sobre estas mismas de una a otra, eso es todo. Como tal, el juego no representa un reto ya que son muy pocos los espacios en los que puedes caer al vacío, pero sí es importante aprender el momento exacto para apretar el botón y lograr un salto ‘limpio’ y que no le reste velocidad a tu recorrido.

Para agregarle algo de variedad a los movimientos, puedes ejecutar piruetas por los aires, incluso, en ciertas partes del camino otros animales de tu misma especie te acompañarán y te ayudarán a realizar saltos mucho más lejanos impulsándote con sus extremidades. Resulta bastante agradable ver a los macacos ejecutando suertes por los aires contrastando con sus detallados fondos pastel.

Como tal, Gibbon: Beyond the Trees está estructurado como un gran nivel partido en 10 secciones. en ningún momento se siente cortado, simplemente aparecen letreros con el nombre del capítulo al iniciar y con eso ya sabes que estás avanzando. En algunos de ellos también se han incluido pequeñas animaciones que dan un poco de contexto y profundidad a los personajes que se agradecen.

Para quien haya jugado alguna vez una de las entregas de Donkey Kong Country se sentirá familiarizado con la dinámica del juego. No solo eso, hay ciertos detalles que te hacen sentir como en un título de skate callejero como pudiera ser Skater XL o Skate City, sin la inclusión de puntajes pero sí con la necesidad de apretar botones al momento exacto para no perder el ritmo.

Hablando de su aspecto gráfico, Gibbon es sumamente agradable. Los entornos de bosque y ciudad están muy bien cuidados por igual sintiéndose completamente natural la transición de uno a otro. Un momento tu personaje está columpiándose en la corona de los árboles y al otro está tratando de huir de un incendio forestal causado por los humanos, peor aún escapando de los cazadores furtivos que buscan hacerse de especies exóticas a cualquier costo.

El juego como tal no cuenta con aspectos negativos. Tal vez nos hubiera gustado que se pudieran hacer algunas suertes más en los aires para que no fuera tan monótono el recorrido o que hubiera una mayor diferencia entre algunos niveles ya que algunos se sienten muy similares entre sí. Pero también se entiende la idea de retratar el camino de los animales de la forma más natural posible.

Conclusión

Gibbon: Beyond the Trees no solo es una experiencia divertida que te deja con ganas de más y de querer conocer más a fondo la vida de las especies en peligro de extinción, también es una forma de concientización sobre los problemas que enfrenta la naturaleza día a día. Da gusto ver a los videojuegos como un vehículo para enseñar y no como un mero entretenimiento. La reseña fue realizada con la versión de Apple Arcade, también se encuentra disponible en Steam y Switch.

Calificación

Puntuación: 4 de 5.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario