Bounty Battle, una batalla perdida en la industria indie

Una de nuestras más grandes decepciones del año.

Jugamos el título de peleas con súper estrellas independientes

En Behind Gaming nos emocionamos al conocer el lanzamiento de Bounty Battle, un título de peleas que parecía ser el equivalente indie de Super Smash Bros., algo que han intentado hacer otros títulos previamente como Brawlout o Brawlhalla quedándose en buenos intentos sin ser nada sobresalientes. Ahora, con este proyecto del estudio francés Dark Screen Games, y la ayuda de la distribuidora Merge Games, teníamos las expectativas muy altas. algo que nunca debimos haber hecho dejándonos un muy mal sabor de boca.

Te podría interesar: Bounty Battle: Smash indie con Blasphemous, Dead Cells y más

La versión que probamos fue la de Switch, por lo que de entrada ya significa una reducción en el aspecto gráfico con respecto a sus equivalentes de PS4, Xbox One o Steam.

Aquí no solemos criticar si un juego se ve bien o mal porque entendemos el grado de complejidad que requieren cada una de las técnicas elegidas, de hecho, Bounty Battle lo hace muy bien en este aspecto, dándole cabida en un mismo universo a personajes de juegos tan variados como Axiom Verge o Steamworld Dig, se nota la intención de darles el mismo tratamiento gráfico para emparejarlos en ese sentido.

El problema radica en la velocidad del juego, los ataques parecieran ser hechos cuadro por cuadro, cuando un personaje pierde una vida la pantalla se ralentiza en automático, de igual forma al ejecutar algunos movimientos, pareciera que son ejecutados en cámara lenta, algo que sin duda afecta la experiencia de juego.

Algunos escenarios cuentan con la opción de sacar a tu oponente, el problema es que no hay opciones de agarre por lo que al intentar regresar o de plano te será imposible o verás al personaje flotando en la parte baja de la pantalla de una manera bastante extraña. Siguiendo con los fondos, estos son enfocados en los respectivos personajes, siendo un punto agradable para aquellos que reconozcan a los protagonistas. La cámara es un punto importante ya que es una toma abierta similar a la del título de Nintendo, pero sin plataformas aéreas lo que ocasiona que haya personajes ‘volando’ por la pantalla tratando de ejecutar ataques sin mucho éxito.

En cuanto a los modos de juego existe el clásico multijugador local hasta para cuatro personas, en el aspecto individual están tutorial, sala de entrenamiento, desafío y torneo. En desafío cada personaje cuenta con cinco peleas por disputar, cada una permite el desbloqueo de diversos vestuarios para dicho personaje, encontrando al final un arte conceptual de cada uno de ellos, similar a la conclusión del modo arcade de Super Smash Bros.. Mientras que en torneo únicamente debes acabar con cada uno de los enemigos que te ponen en el camino, muy similar a los títulos de pelea clásicos como Street Fighter o Mortal Kombat.

La resistencia de los personajes es algo que también deja mucho que desear, mientras te puedes encontrar algunas batallas en las que el adversario no mete ni las manos, también hay otras en las que con tres o cuatro golpes ya habrás perdido, lo que no ayuda en la curva de aprendizaje de los ataques y estilos de combate.

La animación inicial en la que aparecen varios de los personajes, no todos, es de lo mejor del juego, logra levantar (aún más) las expectativas pero pareciera que es la introducción a una especie de historia que justifique la reunión de todos estos grandes íconos de la industria, quedándose en un buen intento que no llega a ninguna parte.

Por último, a pesar de contar con opción de textos en español, hay algunos que no están traducidos, dejando a medias el trabajo. Y otro punto no tan relevante pero que puede desorientar a quien no esté tan familiarizado con los personajes es el hecho de que el anunciante de los combates grita el nombre del peleador, mientras que en la pantalla aparece el título del juego, lo que podría resultar un tanto desconcertante para algunos, lo mejor hubiera sido incluir ambos textos en la pantalla para evitar confusiones.

CONCLUSIÓN

Bounty Battle es una clara muestra de como no hacer un título de estrellas, algo que ya había quedado claro con PlayStation All Stars Battle. De nada sirve tener personajes de la talla de Juan Aguacate (Guacamelee!), The Prisoner (Dead Cell) o Thora (Jotun) si no vas a poder moverlos con facilidad ni disfrutar de sus característicos movimientos. Les recomendamos mejor probar cada uno de los juegos que protagonizan los personajes incluidos antes de llevarse una mala sensación.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario