Nintendo Hoy presenta: la reseña “nindie” de la semana: Bonfire Peaks

¿Qué tal Behind Gaming? ¿Cómo han estado? Como cada fin de semana, aquí Rigo Domínguez de Nintendo Hoy visitándolos no solo para saludarlos, sino también para traerles una nueva reseña de un juego independiente, disponible en Nintendo Switch. En esta ocasión, les comparto mi análisis acerca de esto que se llama Bonfire Peaks.

Te podría interesar: Aprende a quemar el pasado en Bonfire Peaks

Draknek & Friends, es quien se encarga de la distribución de Bonfire Peaks, título desarrollado por Corey Martin. Se trata de una aventura en donde para avanzar lo que tenemos que hacer es ir resolviendo una serie de puzzles, siendo ese el corazón del juego.

Y no estoy exagerando con eso de que los puzzles son el corazón de todo el juego, pues en el camino nos enfrentamos a decenas y decenas de ellos. De hecho, tenemos más de 200 rompecabezas diferentes, unos más sencillos que otros, pero en general todos con un muy buen diseño, así como muy bien secuenciados, esto último en el sentido de que la complejidad va aumentando de manera progresiva, sintiéndose todo muy orgánico.

En Bonfire Peaks, como su nombre en inglés pudiera sugerir (picos de hoguera), aquí todo es sobre quemar, quemar y quemar. Estamos en una isla, la cual solo podremos recorrer conforme resolvamos cada puzzle, siempre basado en incendiar algo. Por cierto, jamás se nos da una pista de lo que debemos hacer, todo es prueba y error.

Como gran elemento del juego tenemos las cajas, al principio muy básicas –solo, cajas, pero poco a poco nos encontramos con diferentes tipos. El objetivo es irlas acomodando para que nos ayuden a resolver el puzzle en cuestión. Aunque todo sea básicamente “cubos”, no es nada sencillo, como tampoco aburrido. Es de esos títulos que cada que resuelves un rompecabezas, te da una gran satisfacción.

Algo que podrán notar fácilmente en las imágenes, es su diseño en pixel art, dándonos un mundo de vóxel sumamente bello. Y si las capturas de pantalla, estáticas por naturaleza, te parecen lindas, verlo en movimiento y jugarlo, es todavía mejor. Y aunque esa no es la idea –creo yo-, me dio un poco la sensación de estar jugando un título creado en stop motion, lo cual es bastante padre y poco usual.

Y si ya dije que los puzzles son muy buenos, la música no se queda atrás en ningún sentido. A lo largo del juego tenemos piezas sumamente hermosas, muy muy relajantes, bastante acordes al juego, sirviendo de gran acompañamiento de fondo mientras pensamos cómo resolver los acertijos. Quemar cosas, nunca había sido tan relajante.

En general, es uno de esos juegos que uno podría calificar como “artísticos”, e incluso con un mensaje detrás quemar todo lo material, dejarlo atrás, y seguir avanzando, así, libres, siendo solo nosotros mismos y nuestros conocimientos adquiridos en el camino. Eso, o un juego con muchos puzzles por resolver, ahí dependerá de cada quién cómo quiera verlo.

Conclusión

Bonfire Peaks es una aventura muy recomendable para los amantes de los puzzles, sencillos en apariencia, pero con una importante dificultad en el fondo. Si te gustan los juegos con una estética minimalista pero a la vez bastante bella, es una muy buena opción. El único gran desacierto a mi juicio, es que el juego no solo no te explica con peras y manzanas qué hacer, sino que en ocasiones ni siquiera lo sugiere de manera sutil, y eso puede derivar en momentos sumamente frustrantes, lo cual no es para todos.

Calificación

Puntuación: 4 de 5.

Y eso es todo, acabamos con la reseña de esta semana. Como siempre, muchísimas gracias a todos por darme la oportunidad de compartirles mi opinión acerca de un juego indie. Para terminar, si son fans de Nintendo, los invito a darse una vuelta por Nintendo Hoy y nuestras cuentas en Facebook y Twitter, donde hallarán la información más importante de la Gran N y todos sus videojuegos. Sin más que por el momento, gracias su tiempo, y nos estamos leyendo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario